Acompasados

ACOMPASADOS

*Recomendación de Noah: leer al mismo tiempo que la preciosa banda sonora cuyo enlace está más abajo.*

ACTUALIDAD

Al habla Escarlet.

Aquel día salí de su despacho aturdida, reflexiva, turbada más que nunca. Sentía que era incluso demasiado joven para tener ese tipo de reflexiones, pero es cierto aquello que dicen del aleteo de la mariposa, y aquel repaso de mi vida me había servido para darme cuenta de todo lo que habían influido en mí otras personas. Todos mis sentimientos, especialmente el miedo y la tristeza los llevaba dentro porque otros habían sembrado en mí aquella semilla. Ahora lo sabía y tenía que ser lo suficientemente fuerte para arrancarla antes de que siguiera echando raíz como la mala hierba.
Pero antes había otro sentimiento antepuesto del cual me tenía que deshacer…la culpa… Culpa de no sentirme unida a personas hacia las cuales debía sentir apego. Pero… ¿acaso el hecho de compartir la misma sangre las convertía en mejores personas, o en unas que me convinieran? En absoluto. Eso ya lo tenía asumido.
Abrí la puerta dejando atrás aquel día, aquellas sesiones que me habían cambiado la forma de ver la vida a una temprana edad. Maldecia en cierto modo a aquel hombre que me había abierto los ojos de aquella manera tan brutal al mandarme escribir ese diario de mi vida.
Me dispuse a dar un paseo por la calle. Mis ojos se desviaron y posaron sobre un banco en el que se encontraba sentado un hombre de mediana edad, calvo, con barba incipiente y cierta barriga vestido con camisa blanca y una chaqueta de punto que se me antojaba familiar. No dejaba de observarme, pero aquello no me resultó ni extraño ni incómodo. Muy al contrario, en cierto modo me reconfortaba.
Seguí paseando y sin darme cuenta me había adentrado en un gran parque, y aquel hombre iba apareciendo junto a mí a cada paso que daba. Siempre había pensado que los pasos que había seguido en la vida me habían dirigido a ninguna parte, pero no sabía cuan equivocada estaba, pues no era conscientes de lo lejos que iba a llegar. En ese momento me detuve y me quedé mirando un banco, uno vacío sin ningún aparente interés en particular.

EN OTRO LUGAR… EN OTRO PARQUE…
Su andar era firme y a la sombra de sus pasos asomaba la silueta de un chico joven con ropas anchas y una gorra. Se detuvo un instante sin saber por qué y se quedó mirando hacia un banco, como si estuviera observando a alguien en la nada. ¿Pero acaso la nada no es ya algo?
En ese momento dos suspiros se acompasaron y cuatro pies prosiguieron su camino hacia la magia de un futuro incierto…

Y he aquí el adelanto de la segunda temporada de Escarlet, que como aún tardará un poco, así os voy dando pistas de lo que vendrá… Se aceptan teorías…

Canción: BSO Forrest Gump. Alan Silvestri. (1994)

2 comentarios sobre “Acompasados

  1. Y en ese momento nació algo. De la nada, como todo. Y con un mismo compás, dos ritmos diferentes que se unen en un instante determinado y determinan el resto. Puede que… Puede que no… Quizá, tantas cosas…

    Creo este es el principio de una nueva vida para Escarlet, una que está vez sí se merece. Espero no equivocarme.

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s