Exijancia

Al habla Noah.

Hoy os traigo otro de esos “palabros” fusionados que tanto me gusta crear: exijancia. Y os lo iré desgranando a través de esta pequeña reflexión.

En las últimas reflexiones y entradas me he centrado mucho en el tema de la maternidad, pues a colación de él hoy os traigo este tema.

Es bien sabido que nos quejamos, quejarse es un placer para algunas personas, y quejarse de los niños es mucho más sencillo, pues puedes alegar muchas excusas fáciles para defender tus argumentos, puesto que los infantes en cuestión no van a poder defenderse per sé.

Esta reflexión comenzó un día cuando estaba en el gimnasio con mi hija con la que voy a clases de natación, y mientras me visto ella se dedica a abrir y cerrar las puertas de las taquillas y a esconderse dentro de las mismas. Pues en una de ésas, a mi niña se le escurrió la puerta de los dedos y dio un portazo, hecho por el cual una de las señoras que se encontraban en el vestuario me reprendió en los siguientes términos:

—¡A ver si educas mejor a tu hija y no la dejas dar esos golpazos tan molestos!

Y tras eso se fue soltando chascarrillos sobre mí con sus amigas camino a alguna de las múltiples clases colectivas.

La respuesta que yo tuve al respecto hacia esta señora no es lo que nos atañe en este sentido. Lo que importa es que en otra ocasión, estaba tomando un café en la cafetería del gimnasio y aquella mujer en cuestión se encontraba con su nieta que debía de tener unos cinco años. La mujer le daba a la niña todo lo que pedía: chucherías, patatas, juguetes… y todas aquellas cosas las niñas las demandaba de manera autoritaria, a lo que la mujer respondía obediente. De hecho, cuando se iban a ir la niña le dijo:

—Y ahora vas a comprármela ¿vale?

—Claro cariño, la abuela hace lo que tú quieras.

La señora no se percató de mi presencia, pero yo la analicé muy bien, y a raíz de ese día comencé a observar este comportamiento en otros padres, padres que se convierten en marionetas de la exigencia de sus hijos. Padres, además a los que luego les cuesta creer que su hijo sea caprichoso o egocéntrico. Padres que son criados de los hijos.

¿Pero acaso son los niños culpables de esa exigencia infantil? ¿Acaso se puede hablar de una generación de niños malcriados? Yo creo que eso siempre ha existido desde que el mundo es mundo, pero quizá hoy en día, en el mundo con prisas en el que vivimos, el mundo de la inmediatez tecnológica, el mundo de los aparatos que te lo hacen todo, el mundo en el que tenemos todo a nuestro alcance, se nos olvida que hay una cosa que siempre hemos tenido, tenemos y tendremos a mano, y es, sin embargo, la que menos tendemos a usar: el amor. Porque los niños no exigen cosas, los niños exigen cariño, pero se acomodan a la forma plástica y material en la que se les da cariño. Y es lógico que no nos entiendan, pues somos unos adultos contradictorios. Queremos que no exijan pero nosotros somos los más exigentes con ellos. Queremos que vivan la vida con calma, pero les exigimos que hagan las cosas deprisa. Queremos que no crezcan tan rápido, pero les exigimos que sepan ser independientes pronto. Queremos que nos quieran, pero les exigimos que no estén tan pegados a nosotros.

Y cuando vuelan, cuando se van, encima les exigimos que vuelvan…

Canción: Pedro Guerra y Jorge Drexler (2014) Cuídame (CD) Pedro Guerra 20 años de libertad 8 (Directo). Legacy Recordings.

4 comentarios sobre “Exijancia

  1. Los niños no son culpables de los errores de sus padres. No son los verdugos, son las víctimas. Nacen como lienzos en blanco y cualquier detalle se queda ahí, con mayor o menor importancia, para bien o para mal. Los adultos déspotas un día fueron niños inocentes. Y así hacia atrás. Siempre hay errores, pero trabajemos para que pesen más las cosas buenas. Gracias por la canción, por la reflexión y por hacerme darme cuenta de algunas cosas que tenía olvidadas. Ha sido un placer leerte.

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s