La súper-acción de la maternidad

Al habla Noah.

La única verdad universal que he encontrado en la maternidad es que el tiempo pasa volando, tanto para lo bueno como para lo malo. Y que no hay mal que cien años dure, ni etapa que sea eterna (solo seguida por una nueva etapa que puede ser menos, igual o más desoladora que la anterior).

Ya han pasado dos años del inicio de esta nueva experiencia y aún no he sentido la llamada de los super-poderes. ¿Dónde están todas esas super-capacidades que se supone que ganamos las mujeres? Porque yo antes de ser madre ya tenía la capacidad de saber dónde estaba todo lo que los demás no encontraban (que para eso lo ordenaba yo). Porque yo aún no cocino super-platos (de hecho nunca he sido la que cocina en casa). Porque no entro en casa y por una ráfaga de olor ya puedo desencriptar a lo Sherlock Holmes todo lo que ha pasado en la casa. Entonces, en cuanto a los super-poderes poco os puedo decir, pero lo que sí es cierto es que se tienen super-sentimientos. Me he sentido de tantas maneras a lo largo de estos primerizos años… super-temerosa, super-agobiada, super-cansada, super-ada y sobre todo super-juzgada.

Claro, cuando una tiene una mezcla de todos los sentimientos anteriormente mencionados, cualquier juicio tiene valor. Cuando una no sabe siquiera si esa noche dormirá, cualquier opinión se hace norma. Pero llega un momento en que se sale de esa burbuja, una toma las riendas de la situación, se hace con el control y no deja que nadie más lo haga. He ahí cuando te arrepientes de haber dado valor a muchos juicios, y haber hecho norma a tantas opiniones. Es ahí cuando te das cuenta de que no puedes seguir viviendo la maternidad a través de los demás, porque ese hijo no es de ellos. Es ahí cuando el velo del miedo se cae, y ves la realidad, ves cómo te juzgan los demás. Y tu mundo se torna ahora en una montaña rusa de contradicciones. Si llora porque no le dejes llorar, pero si no le dejas no aprende, pero si aprende, porque es muy pequeño, pero si es muy pequeño porque así no se acostumbra, y si se acostumbra porque hay que disfrutar de cuando tienen esa edad, y cuando tienen esa edad porque no entienden, pero cuando entienden, porque tengas cuidado con las palabras porque pueden hacer mucho daño ¿y las suyas acaso no lo hacen? Pero, afortunadamente también llega un momento “paraguas” en el que todo te acaba resbalando. Tú te lo pones y oye, como que funciona, y tanto las miradas, como las críticas, como los comentarios, como las opiniones, ya no calan, ya dan igual. Y en esos momento miraba a esos padres, con todo su amplio sentido de la palabra, y me preguntaba: “¿pero de verdad esta gente ha sido padre y ha pasado por lo mismo?”.

Y una vez más volvemos a la falta de empatía de la sociedad. La gente tiene una altísima falta de empatía, pero eso sí, antes de ser madre te avisan de todo lo que vas a pasar. Te cuentan los “clasicos”: “olvídate de dormir”; “no vas a poder ducharte tranquila nunca más”; “no vas ni a querer salir de casa por la que te pueda liar”; “olvídate de tus aficiones”… y en general un largo etcétera de “olvídate”. Porque claro, pobre de ti como no te hayas olvidado de esas aficiones y sigas practicándolas, pues entonces lo que serás es una mala madre/padre por no tener una abnegada vida dedicada en exclusiva a tu hijo en lugar de, además, preocuparte por tu persona.

Porque ser padre o madre es el sentimiento más maravilloso que se puede tener… A ver, me parece una frase cliché y nunca he sido partidaria de medir con superlativos los sentimientos. Cada uno siente a su manera, y los sentimientos van cambiando y a veces tardan en llegar.

Por eso hoy, para todas las personas que van a ser padres les digo: disfrutar de cada momento y hacedlo solo VUESTRO. Que nada ni nadie cambie vuestro criterio.

Canción: Presuntos implicados (1994) Pequeño tesoro (CD) El pan y la sal. Warner Music Spain.

Nota: la ilustración de la entrada es de «La Volátil» de Agustina Guerrero.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s