Noche color Violeta (Parte I)

Viernes 18 de febrero de 2005

Al habla Escarlet.

Ya lo sabía, lo había leído, lo había visto, me lo habían contado, y aquel día llegó. No fue con quien ella imaginaba, no fue como yo pensé que sería. Más bien diría que fue una noche llena de catastróficas desdichas. Aquel día, nuestra perfecta fusión de colores tuvo que dejar pasó a otro más en la paleta. Pero yo estaba convencida de que aquel color no pegaba con el Violeta…

Empezaré desde el principio.

Como todo lo que suele acontecer de manera extraordinaria comienza con un día totalmente ordinario.

Se trataba de un viernes, una tarde en que habíamos planeado hacer botellón. Era el primero que iba a hacer en mi vida y, aunque no estaba convencida de ello, la fuerza del borreguismo grupal me absorbió y acepté aquel nada recomendado plan. Le propuse a Leonardo que se uniera, pero él, claro está, tenía cosas mejores que hacer.

¡Ah sí! Os preguntaréis que qué ocurrió con nosotros al final tras aquel fatídico intento de beso. Pues… seguimos juntos, si es que a aquella separación constante se le puede atribuir la palabra juntos. Decidí dejar pasar el tiempo y esperar a que él, mágicamente cambiara de ser un ser frío, al amor de mi vida. Pero no, la cosa siguió siendo igual, y los besos, los cariños e incluso las palabras brillaban por su ausencia. No había complicidad a pesar de que yo me empeñara en inventarla. Yo, tonta de mí, seguía esperando y esperando, básicamente porque estaba convencida de que alguien como yo no podía ser amado nunca, y que al menos de esta forma, podía tener a un chico en mi vida. Chico que, además, se estaba convirtiendo en alguien muy popular en el colegio gracias a hacerle los deberes a los demás y soplar las preguntas en los exámenes. Pero de eso también habrá tiempo para hablar. Ahora tengo que centrarme en la historia de Violeta, que no era moco de la edad del pavo, ni para ella, ni para mí.

Bien, una vez situados en un contexto óptimo, proseguiré.

El consabido botellón fue protagonizado por seis personas: Violeta y yo, Modesto, Gorca Antonia y Laurelia. Os presentaré a los teloneros:

Antonia, alias: “Antoñita la fantástica”: la conocí a los 9 años. Se trataba de una chica muy particular y de una gran inventiva. Contaba historias surrealistas que bien le valieron su apodo. Siempre estaba pendiente de todo (forma eufemística de decir que era una cotilla de mucho cuidado) y a veces resultaba un poco cargante.

Modesto: lo conocí el mismo año que a Violeta. Habíamos crecido juntos y le conocía bien. Se trataba de un chico cuya dificultad a la hora de relacionarse con la gente lo convertían en una persona entrañable al mismo tiempo que difícil, pues se esforzaba tanto en caer bien a todo el mundo y en integrarse, que a veces resultaba la nota discordante de la melodía. Pero, en resumidas cuentas, era un buen chico. Demasiado complaciente y sonriente, quizá, pero con buen fondo.

Laurelia: se trataba de una chica de clase que había llegado nueva el año pasado. Superdotada (no al nivel de Leonardo, pero le seguía de cerca), tímida, callada y extremadamente correcta. Con un carácter difícil de entender, pues su extremada corrección la hacían que se comportara como la situación lo requería pero no de forma natural. Lo que más me mosqueaba de ella era que se entendía muy bien con Leonardo y mantenían largas conversaciones acerca de temas que me resultaban abrumadoramente aburridos.

Gorca: se trataba de un chico repetidor, un par de años mayor que nosotros, que hacía otros dos años que había aterrizado en nuestra clase. Era el típico vago pero listo en realidad al que le aburre el colegio y que va arrastrando las notas para poder pasar de curso. Le gustaba hablar de temas serios a la vez que hacer bromas y le fascinaba interrumpir al profesor y plantear debates en las clases de filosofía e historia.

Relaciones: a Modesto le gustaba yo, pero a mí no me gustaba Modesto, por lo que a Modesto le empezó a gustar Laurelia, pero a Laurelia le gustaba descaradamente Leonardo, pero a Leonardo nunca se sabía bien qué o quién le gustaba, ni siquiera si le gustaba yo. Y a Antonia le gustaba Modesto, pero a él no le gustaba porque le gustaba Laurelia, aunque a Antonia le gustaban muchos otros, pero a aquellos otros ella no les gustaba, ni siquiera le gustaba a Violeta, pero Violeta estaba muy ocupada gustándole Gorca, y a Gorca le gustaba Violeta, pero a mí no me gustaba Gorca. Ahí estaba el problema.

Quedamos en el supermercado de la calle adyacente a la que yo vivía. Compramos botellas suficientes para dejar k.o. a un caballo, cogimos hielo (como si no hiciera suficiente frío) y nos fuimos a un parque apartado lo suficiente como para obtener la intimidad que requería aquel momento de rebeldía adolescente.

Y ellos empezaron a flirtear mientras mezclaban las bebidas. Y él sacó un paquetito extraño del bolsillo. Y ella no paraba de reírse.

Y aquel atardecer de invierno el cielo se tiñó del Violeta más intenso que había visto nunca…

Si quieres saber qué ocurrió aquella noche lee la entrada del 27 de febrero: Noche color Violeta (Parte II).

Canción: Katy Perry (2010) Last Friday Night (CD) Teenage Dream.  Dr. LukeBenny BlancoKuk HarrellAmmoMax MartinChristopher StewartSandy VeeGreg WellsKaty Perry.

3 comentarios sobre “Noche color Violeta (Parte I)

  1. Uf, esta historia tiene miga, pero mucha, eh. De hecho hasta me preocupa un poco Violeta, no sé cómo acabará esto…

    Por cierto, el color violeta del cielo en la imagen y en mi imaginación es precioso. E intenso, como su historia.

    Le gusta a 1 persona

      1. Pues aquí la espero, sobre todo porque Violeta me atrae cada vez más, a la vez que su entorno (y el de Escarlet) me empiezan a dar un poco de miedo. Son como dos flores sobreviviendo a las heladas. Al final, las más fuertes y bonitas.

        Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s