La verdad de la hermandad

Aparte de mis padres, por mi vida revoloteaban otras dos personas. Y digo revolotear porque, si a veces apenas los veía, cuando estaban parecían más cojoneros que una nube de moscas; porque yo he tenido dos hermanos que resultaban ser dos ejemplares de estudio. Pero lo que desde luego resultaba más curioso de todo era … Sigue leyendo La verdad de la hermandad